jueves, 26 de mayo de 2011

EL GALLINERO

Un gallinero debe construirse de tal modo que las gallinas estén a gusto en él. Además debe ser fácil de limpiar, tener una ventilación adecuada, estar bien iluminado y no ser excesivamente frío en invierno.
Para ello puede utilizarse cualquier material, pero debe tenerse en cuenta lo siguiente:
·         Cuanto más grietas y poros tenga el material que utilices, más fácil es que aniden allí determinados parásitos, como el pulgón.
·         Si tiene agujeros de suficiente tamaño pueden entrarte roedores (especialmente ratones) que, aparte del problema higiénico que suponen, se comerán la comida de tus gallinas (les encanta).
·         Si el material no ofrece la suficiente resistencia pueden lograr entrar los depredadores (como el zorro) y hacer festín y despensa con tus gallinas. Debemos saber que un único zorro es capaz de vaciar un gallinero normal en una noche.
Las dimensiones del gallinero son muy variables, dependiendo del tipo de gallina y de la cantidad de éstas. Además debemos de tener en cuenta que éste es únicamente el lugar donde duermen y donde ponen huevos las gallinas, ya que a mayor parte del día estarán por el campo. Si queremos tener 10 gallinas, por ejemplo, un gallinero de 1,5 x 2,5 metros con una altura de 2 metros en la parte más baja y de 2,5 en la más alta, será suficiente.

Un gallinero como este puede ser bonito y
fácil de construir

La gallina es un ave, por lo que le resultará incómodo un suelo excesivamente duro. Tu suelo puede ser de tierra o ponerle listones de madera.
Si es posible debemos orientar el gallinero de tal modo que reciba el sol lo más posible y que quede resguardado de los vientos dominantes o más fuertes de la zona.
Ponle a tu gallinero una ventana orientada de tal modo que, cuando dé el sol, sus rayos penetre lo más al fondo posible. El sol da luz, alegría y salud. Esta ventana debe poder abrirse en verano para reducir el calor y en cualquier otra época para airear mejor el gallinero.
Teniendo en cuenta todo esto, yo construí mi gallinero echando una placa de hormigón. Encima de ella hice el gallinero de bloques de hormigón. Para hacer el tejado coloqué unas viguetas de madera y, encima de ellas, Uralita (de la moderna, no de la que tiene amianto). En la parte más alta del tejado, los huecos que hace la Uralita por su ondulación los dejé abiertos, de tal forma que sirviesen como huecos de ventilación (en la parte baja los tapé son espuma expansiva) y les puse unos trozos de malla de huecos de 1 cm2 para intentar evitar la entrada de roedores. El gallinero tiene una puerta de 2 x 1 m y una ventana de 0,5 x 0,5 m a la que clavé exteriormente una malla para poder tenerla abierta y que no entren ni roedores ni el zorro. Todo el suelo lo he cubierto de una buena capa de tierra para que las gallinas estén cómodas y puedan escarbar si quieren, aunque esto me exige cambiar la tierra cada cierto tiempo. Además he tenido que hacerle dos agujeros de desagüe en la parte baja para poder limpiarlo bien.
También puedes hacer el gallinero de madera pero asegúrate de que se trata de madera que resista la intemperie.
Si no pones un suelo (hormigón, madera o similar), ponle a las paredes una zapata o bordea el gallinero de una valla con zapata, pues el zorro escarba la tierra para intentar entrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada